martes, 16 de febrero de 2010

ESPECIE 2. Del espacio a la palabra


Cocoon House (Healy Guest House), Siesta Key, 1950. Paul Rudolph.
Fotografía de Ezra Stoller, 1950.

En este ejercicio, en lugar de escribir un texto a partir de una imagen, hemos realizado un trabajo de escritura sobre la imagen: un ejercicio de SOBREIMPRESIÓN de escrituras sobre una imagen.

Entendemos la sobreimpresión como un mecanismo de ampliación de la realidad capaz de aportar información añadida, mediante la superposición de capas de escritura, que nos desvelan realidades no inmediatas.

Cada una de las relecturas presenta un nuevo sistema de relaciones que funciona de modo independiente a la imagen.

Para este ejercicio hemos seleccionado una fotografía de Ezra Stoller realizada en el año 1950 de la Cocoon House, del arquitecto Paul Rudolph, situada en Florida.

CALIGRAFÍAS SONORAS

Cualquier representación de la realidad es, por su condición parcial, incompleta. Representar implica elegir. Elegir un soporte, elegir un código, elegir qué nos interesa. Cualquier elección es discriminatoria. Ninguna elección es inocente.

A veces las representaciones se convierten, por sí mismas, en nuevas realidades. Como nuevas realidades, son potenciales objetos de representación. Como objetos de representación, la pérdida de parte de su información resulta inevitable.

Aumentar una realidad consiste en añadir información superpuesta a la existente. Añadir información a una realidad aumenta sus posibilidades de lectura y manipulación. Añadir información a una representación recupera posibilidades de lectura y manipulación perdidas.

PORCENTAJES EXPRESIVOS

Los soportes digitales traducen la realidad con un código binario que reduce la diversidad a fragmentos unívocos sucesivos. Sólo existen un valor y su ausencia. Cualquier ambigüedad queda eficientemente descartada. Las diferencias perceptivas relativas son sustituidas por diferencias porcentuales absolutas.

El mismo gris parecerá más oscuro sobre blanco que sobre negro. Nuestra percepción objetiva se altera para lograr una comprensión adaptada del entorno. Aparecen áreas desenfocadas en un campo enfocado.

Un valor porcentual no se ve alterado por valores adyacentes. Constituye una unidad enfocada en un campo borroso. Un campo de fragmentos independientes donde sus relaciones son la verdadera realidad.

PROYECCIONES ESPONJADAS

Las técnicas de representación bidimensionales convierten los objetos concretos en figuras proyectadas sobre un soporte de referencia. La realidad se aplana a cambio de favorecer su reproducción mecánica. Transcripciones transmisibles.

Aunque instrumental, esta reducción de dimensiones implica y acepta la pérdida de profundidad. En el campo de las imágenes, las similitudes se revelan más evidentes que las diferencias entre cosas. Cualquier situación puede coincidir con otra sin discontinuidades aparentes, a cambio de compartir substancia. La presencia tangible se subordina a su repercusión virtual.

Recuperar la validación física de la experiencia, a través de fragmentos de información virtual, esponja la proyección.